Sueños que se hacen realidad

Mi nombre es Manuel Noriega, mi socio Armando Escobedo.

Si me hubieran dicho hace unos años que estaría escribiendo un blog sobre micro-empresas automáticamente los calificaría como ridículos porque nunca fue mi intención estar donde estoy ahorita.

Yo quería ser veterinario porque me gustaban mucho los animales pero la vida da muchísimas vueltas y por desgracia no me aceptaron en la universidad que quería así que ese año sabático que tuve lo utilice para meterme a algún curso, lo que no quería era no tener nada que hacer.

Entre a una escuela comunitaria muy cerca de mi casa, por desgracia los talleres que quería ya estaban llenos así que tuve que inscribirme al único que quedaba era de Administración de empresas, no estaba particularmente emocionado pero era eso o quedarme en mi casa todo el tiempo consumiéndome en pereza.

Era un grupo de 20 personas, había unas señoras que fácil podrían ser mis mamás, un señor aún más grande y los más jóvenes éramos yo y otro chico llamado Armando Escobedo. En ese entonces Armando era chaparro y muy tímido y no quiero decir que yo era el alma de las fiestas pero a comparación de mí, él era una tumba.

Por sobrevivencia me acerqué a él, supuse que tendríamos más en común por la edad de lo que podría tener con no sé, la amable señora Raquel.

Nuestro profesor era un señor grande pero se notaba que sabía lo que hacía. Tenía un excelente control de grupo un meticuloso plan de estudio apoyado de tareas y materiales multimedia, uno de los mejores maestros que he tenido el gusto de tener.

Comenzó preguntándonos que hacíamos ahí, algunos notablemente mentían y estaba a punto de decir lo mismo pero traté de fabricar una mentira para no verme tan cínico.

  • Es porque amo la administración de empresas

El profesor Rogelio se me quedó viendo, no iba a comprar nada de lo que yo dijera y me comencé a poner nervioso.

  • ¿Ustedes le creen a su compañero? – preguntó a la clase aunque nadie respondió la mayoría trataba de desviar la mirada o evadir el contacto directo.
  • Yo no- continuó diciendo – Creo que su compañero entro porque no lo querían de huevon en su casa y esa razón es la más válida para estar aquí porque significa que cuando termine el curso él sabrá más de lo que pensó que iba a aprender.

Todos estaban en silencio hasta que Armando levantó la mano y dijo

-Bueno ¿ Y a qué hora nos va a empezar a enseñar?

Todos se rieron incluido el profesor que estaba sorprendido de aquella respuesta. Efectivamente el profesor Rogelio me enseñó más allá de los libros que estábamos viendo además descubrí que me gustaba mucho la administración y que si ponía atención era muy bueno. Armando y yo nos hicimos excelentes amigos además de que trabajamos muy bien en equipo.

Se nos ocurrió hacer esta empresa para ayudar a pequeñas empresas a crecer, lo que queremos es que los sueños de las personas se conviertan en realidad cueste lo que cueste, actualmente ya tenemos una carpeta de clientes amplia a la cual atendemos con mucho gusto.

Este blog está hecho para que les compartamos parte del camino que hemos recorrido y para que juntos encontremos solución a ese problema que no te ha permitido seguir avanzando. ¡Queremos que tus sueños se vuelvan realidad!  

1 Comentario

  1. Hi, this is a comment.
    To get started with moderating, editing, and deleting comments, please visit the Comments screen in the dashboard.
    Commenter avatars come from Gravatar.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Twittear
Compartir
+1