El fin de semana me aventuré a preparar enchiladas potosinas y todos en casa las disfrutamos al máximo, particularmente el más pequeño de mis hijos que adora todo lo que venga del maíz.

Durante la charla en esa comida me preguntó qué cómo había logrado hacer que la tortilla se pusiera roja y que si habría de más colores.

A parte de explicarle cómo preparé la

s enchiladas potosinas, me dio la pauta para preparar ahora estas tortillas rojas.

Lo maravilloso de las tortillas es que si las preparas en casa puedes infundir la masa con diferentes especias y otros ingredientes para crear una tortilla única y sabrosa.

Realmente disfruté preparando estas tortillas con infusión de chile para acompañar un platillo de pescado y camarones para comerlos en tacos.

Y estas mismas tortillas son deliciosos para un Tamal Azteca picante o para hacer enchiladas de pollo tradicionales.

Si disfrutas de una tortilla de maíz hecha en casa, ¡realmente disfrutarás de estas tortillas con infusión de chile rojo!

Los ingredientes para la salsa

  • 10 a 12 chiles guajillo secos sin tallos ni semillas
  • Agua para cubrir
  • 1 cucharadita de sal
  • 1 cucharadita de ajo en polvo, opcional
  • 1 cucharadita de orégano, opcional
  • 1 taza de agua

Para las tortillas

  • 2 ⅓ tazas de harina de maíz
  • 1 cucharadita de sal
  • 1 ½ tazas de agua tibia
  • ½ a ¾ taza de la salsa de chile una vez hecho

Preparación

Añadir los chiles secos a una cacerola, cubre con agua y deja hervir. Baja el fuego a bajo y cocina por 10 minutos.

Con unas pinzas o una cuchara ranurada, transfiere los chiles a la licuadora. Añadir 1 taza de agua donde cocinaste los chiles y las especias enumeradas.

Mezcla hasta que quede suave, cuela la salsa a través de un colador de malla de alambre y déjalo a un lado.

En un bol, combina la masa de harina y la sal. En otro tazón, combina la salsa y el agua tibia.

Agrega los ingredientes secos a los húmedos hasta que se forme la masa. Si la masa está pegajosa, agregue un poco más de harina, si está demasiado seca, agregue un poco más de líquido.

Cubrir con plástico y dejar reposar durante 30 minutos u otro tiempo según KiwiLimón .

Calienta una cacerola o comal pesado en la estufa a fuego medio. Mientras se calienta la sartén, haz entre 15 y 20 bolas de masa, aproximadamente del tamaño de una pelota de golf.

Resultado de imagen para tortillas

Transfiere las bolas de masa a un plato grande y manténlas cubiertas con plástico. Si tienes una prensa para tortillas será genial, si no, utiliza una tabla para picar y no te olvides de los plásticos.

Presiona la bola de masa hasta formar un círculo de unos 10 cm de diámetro, que no quede muy grueso pero tampoco delgado al grado de no poderlo retirar del plástico.

Levanta con cuidado la tortilla, retira el plástico y colócala sobre la plancha caliente.

Cocina por unos 30 a 35 segundos cada lado. La tortilla debe inflarse cuando la gires… este es un gran espectáculo.

Transfiérelas a un tascal forrado con una toalla de cocina limpia y una tapa para cubrir, así mantendrás su calor creando un poco de vapor y harán que tus tortillas estén suaves.

Si no vas a consumir tus tortillas inmediatamente, entonces extiéndelas sobre una toalla para que se sequen al aire solo por 10 minutos.

Almacenar en bolsas estilo ziploc en el refrigerador. Vuelve a calentarlas en una plancha o comal caliente para obtener mejores resultados. Rinde hasta 15 a 20 tortillas.

REFERENCIA: YouTube || KiwiLimón || El Universal