Existen diversos tipos de ultrasonidos y a su vez también existen múltiples usos y entre ellos se encuentra el examen de ultrasonido cardiovascular el cual ofrece varias modalidades de imagen y hemodinámicas.

Veamos algunas de sus variantes y usos:

a) Ecocardiografia bidimensional

La ecocardiografía bidimensional (2D) es la columna vertebral de la ecocardiografía.

Al mostrar las estructuras anatómicas en imágenes tomográficas en tiempo real, se logra una visualización completa de los componentes del corazón que late.

La distancia de los ecos de ultrasonido a lo largo del eje vertical representa la profundidad de las estructuras productoras de eco, con un brillo que indica la intensidad del eco de retorno.

En este caso se obtienen «rebanadas» anatómicas múltiples, orientadas con precisión, dirigiendo una sonda de ultrasonido al corazón (exploración de sección transversal).

Gracias a estas imágenes es posible obtener información sobre el tamaño de la cámara cardíaca, el grosor de la pared, la función sistólica global y regional además, las estructuras valvulares y vasculares están fácilmente disponible.

Las imágenes en modo B se refieren a imágenes 2D en sección transversal que se muestran sin movimiento.

Estas imágenes pueden proporcionar un excelente detalle de las estructuras estáticas y se utilizan en imágenes vasculares para mostrar detalles de alta resolución de la placa aterosclerótica y la estructura vascular.

Entra a Olab 

b) Ecocardiografía en modo M

Las imágenes en modo M o en modo movimiento son una visualización gráfica continua de una dimensión que puede obtenerse seleccionando cualquiera de las líneas de sector individuales a partir de las cuales se construye una imagen 2D.

La ecocardiografía en modo M es útil para cuantificar dimensiones individuales de paredes y cámaras, que se pueden usar para estimar los volúmenes de cámara y la masa del ventrículo izquierdo (LV) cuando esas estructuras son geométricamente uniformes.

La ecocardiografía en modo M también tiene una resolución temporal alta, lo que la hace útil para sincronizar el movimiento de la válvula.

c) Ecocardiografía de Estrés

Un ecocardiograma de estrés utiliza cualquier combinación de las modalidades de ecocardiografía anteriores, antes y durante (o poco después) una intervención de estrés físico o farmacológico.

Más comúnmente, una caminadora o bicicleta estática se utiliza para la ecocardiografía de ejercicio.

Alternativamente, en pacientes que no pueden hacer ejercicio, las pruebas de esfuerzo pueden realizarse con agentes farmacológicos que aumentan la demanda de oxígeno del miocardio o vasodilatadores que producen un robo coronario.

FUENTES: YouTube || Olab || Medline Plus

Estas pruebas pueden tener utilidad principalmente en la detección de isquemia y viabilidad miocárdica, pero también pueden usarse para evaluar la eficacia de la revascularización coronaria o la medicación antianginal.

En algunas aplicaciones de investigación también se han utilizado intervenciones especiales como empuñadura isométrica, presor frío (inmersión de la mano en agua con hielo), tareas de estrés mental y estimulación cardíaca.

Los cambios hemodinámicos con estrés pueden ser evaluados por Doppler.

En general, la sensibilidad y especificidad de la ecocardiografía de esfuerzo para la detección de enfermedad coronaria ha sido comparable a la de la escintigrafía nuclear, y la ecocardiografía de estrés ha tenido un excelente valor pronóstico para la predicción del resultado clínico.

Y hay otras formas más, en definitiva, las diversas alternativas que ofrecen a su vez los diversos tipos de ultrasonidos resultan ser un apoyo crucial para el trabajo de los médicos y un gran alivio para los pacientes.

Resultado de imagen para ultrasonidos